Desayuno en la India

Aquel día me levanté decidido. No era la primera vez que lo pensaba, pero hasta entonces… ¿cómo decirlo? ¿Habrá algún gesto más normal, más cotidiano, más sencillo que salir a desayunar a la calle? Pues no es tan fácil. O al menos, a mí no me lo parecía. Así que cogí la mochila, metí la guía de la India, un mapa, un par de folletos más (por si acaso), ropa de abrigo (en diciembre en Delhi puede hacer bastante frío), la cámara de fotos y salí a la calle. Continue…

Él o Ella, un relato sobre el universo, en el blog de Maclein y Parker

Cuando Maclein y Parker decidieron que el tema del mes eran las ecuaciones, se me encendió una bombilla. La vi, literalmente, brillante y reluciente, un puntito de luz fulgurante en el vacío interestelar. Recuerdo perfectamente que estaba en casa de mis padres. Tenían puesto el telediario, y yo, entre la corrupción, la política, el independentismo, la crisis económica y Ronaldo y Messi, imaginaba un cierto viaje a través del espacio hacia ese lugar pequeñito que se iba haciendo más y más grande.  Continue…

La noche en la que conocí a Richey James Edwards

Llevábamos allí un par de días. Mis padres habían alquilado uno hotel de cuatro estrellas que, como era de esperar, estaba lleno de guiris. Habíamos salido a cenar a algún sitio típico, pero lo típico en aquella isla, como en tantos otros lugares de guiris, eran los bares de guiris, las tabernas que huelen a parrilla, los restaurantes de todos los lugares del mundo menos de donde nos encontrábamos, y los fish & chips, todo encapsulado en un centro comercial con palmeras, enredaderas, rótulos en inglés, alemán y ruso y olor a desodorante y cerveza.

Continue…

Un relato sobre ajedrez en Maclein y Parker

Cuando a uno le proponen escribir un relato con el tema “Empate 0-0” lo primero que piensa, lógicamente, es en una historia de amor (o desamor), de pareja, de encuentros y desencuentros, peleas y reconciliaciones, de dos personas que aman y sufren, que se cruzan y se alejan hasta alcanzar un cierto equilibrio emocional en sus vidas. Por descontado, lo descarté. Demasiado manido. Continue…