Él o Ella, un relato sobre el universo, en el blog de Maclein y Parker

Cuando Maclein y Parker decidieron que el tema del mes eran las ecuaciones, se me encendió una bombilla. La vi, literalmente, brillante y reluciente, un puntito de luz fulgurante en el vacío interestelar. Recuerdo perfectamente que estaba en casa de mis padres. Tenían puesto el telediario, y yo, entre la corrupción, la política, el independentismo, la crisis económica y Ronaldo y Messi, imaginaba un cierto viaje a través del espacio hacia ese lugar pequeñito que se iba haciendo más y más grande.  Continue…

La noche en la que conocí a Richey James Edwards

Llevábamos allí un par de días. Mis padres habían alquilado uno hotel de cuatro estrellas que, como era de esperar, estaba lleno de guiris. Habíamos salido a cenar a algún sitio típico, pero lo típico en aquella isla, como en tantos otros lugares de guiris, eran los bares de guiris, las tabernas que huelen a parrilla, los restaurantes de todos los lugares del mundo menos de donde nos encontrábamos, y los fish & chips, todo encapsulado en un centro comercial con palmeras, enredaderas, rótulos en inglés, alemán y ruso y olor a desodorante y cerveza.

Continue…

Un relato sobre ajedrez en Maclein y Parker

Cuando a uno le proponen escribir un relato con el tema “Empate 0-0” lo primero que piensa, lógicamente, es en una historia de amor (o desamor), de pareja, de encuentros y desencuentros, peleas y reconciliaciones, de dos personas que aman y sufren, que se cruzan y se alejan hasta alcanzar un cierto equilibrio emocional en sus vidas. Por descontado, lo descarté. Demasiado manido. Continue…