Dos: Una Micro Novela negra, distópica y futurista

Cuando empecé a escribir mi primera novela (una novela negra, en un mundo futuro más o menos distópico) tuve que hacerme una pregunta: ¿cómo será el universo humano dentro de, digamos, dos o tres siglos? Está claro que es imposible conocer la respuesta, pero la enorme suerte que tiene un escritor de ciencia ficción (o alguien como yo, que pretende construir un relato que se aproxima a ese género) es que, básicamente, puedes imaginar lo que te parezca. Nadie te va a decir que eso que se te ha ocurrido no es posible.

       → Pulsa aquí y descárgate gratuitamente DOS, la Micro Novela ←
 
 

Sin embargo, tenía un problema. Por mucho que intentara pensar ideas innovadoras, algo realmente original, algo que sorprendiera al lector y que se alejara a todo lo que ya se ha escrito en este género, cuando me ponía a escribir, no funcionaba. ¿La razón? Porque en algún lugar de mi cerebro tengo la convicción de que, en realidad, el futuro no va a ser tan distinto a lo que ya conocemos. Y, también, porque los personajes que poblaban esa novela (un asesino profesional, algunas de sus víctimas y las personas más importantes de su pasado, es decir, las que le llevaron a convertirse en lo que es), debían resultar creíbles, tener carne, alma y pensamientos reconociblemente reales.

Las piezas de un puzzle

Así fue como surgió Las Ratas de Böölunjgen: un mundo futuro y más o menos distópico en el que el asesino, que a su vez es el narrador y el protagonista de la historia, va desgranando pedazos de su vida como piezas que completan un puzzle

Sin embargo, faltan piezas. Aunque creo que el libro, como novela negra, tiene un principio y un final reconocibles, la vida de este personaje (como de cualquier personaje de cualquier relato, corto, largo o micro) da para mucho más.

Alguien me dijo una vez que todas las novelas no son más que un resumen, y durante el trabajo de edición con la editorial Maclein y Parker, decidimos eliminar algunas de las anécdotas e historias que este asesino, oscuro y siniestro pero, a la vez, tremendamente humano y lleno de sentimientos, cuenta sobre su vida. 

DOS: una Micro Novela negra con dos lecturas

Así es como surge DOS: una «Micro Novela» que da más pistas sobre su pasado. Decidí construir este relato a partir del final de una de las líneas temporales de la novela, y esto dar lugar a dos lecturas. Por una parte, quienes la hayan leído, descubrirán una de esas piezas sueltas y tendrán una visión más clara del puzzle. Y, por otro, quienes no sepan ni de qué va, pueden leer un relato completo, con su principio, desarrollo y final, independiente de la novela.

Lo repito: se puede leer DOS sin haber saber ni de qué va la novela, porque, además, no hay spoitlers.

¿Y por qué la llamas Micro Novela?

Pues porque quería escribir un relato corto… ¡y salió muy largo! No solo eso, sino que además poco a poco fue cogiendo estructura y consistencia. No es una novela corta y no es un relato largo, así que pensé que Micro Novela se adapta mejor a la realidad.

Por último, la única licencia irreal que me permití fue la que hace posible los viajes interplanetarios, no solo dentro de nuestro sistema solar, sino mucho más allá. La mayoría de los científicos, por el momento, aseguran que es imposible, pero ¿quién sabe? 

Así que la historia de DOS comienza en uno de esos múltiples planetas a los que se puede viajar y que, por supuesto, ha sido colonizado en busca de lo que siempre buscamos los seres humanos.

      → Si quieres leerla, aquí la tienes: DOS, la Micro Novela ←