¿Qué es un Cluedo Literario?

Uno de los aspectos más interesantes (e inesperados) de ser escritor es descubrir cómo cada persona interpreta lo que escribes de una manera distinta. Es algo que hacemos inconscientemente, sin darnos cuenta. De alguna forma, la lectura, especialmente cuando trata de algo que nos gusta, es capaz de provocar en el cerebro una excitación especial. Las neuronas se vuelven locas de entusiasmo y empiezan a generar imágenes, sonidos, voces de los personajes. A veces podemos incluso sentir el tacto del sillón o del volante en el que van los protagonistas, o los olores del lugar en el que se desarrolla la trama.

Recuerdo que Amenábar se enfadaba cuando los periodistas (y los fans que habían visto la película) le preguntaban cuál era el auténtico final de Abre Los Ojos. Él, cabreado, respondía que César, el guaperas, se…

(cuidado, lo siguiente es un spoiler, si lo quieres ver mejor solo tienes que seleccionarlo con el ratón)

…despierta en el futuro dispuesto a comenzar una nueva vida en el que la ciencia es capaz de arreglar su problema…

(fin del spoiler)

Sin embargo, había mucha gente que salía del cine y no tenía claro si era así, o si… bueno, si el final era otro (no quiero entrar en más spoliers). A mí (salvando las distancias) me ha pasado algo parecido con algunos relatos: con un final más o menos abierto y descripciones poco detallistas, cada cerebro de cada persona tiende a utilizar sus propios recursos (historias leídas, películas vistas, recuerdos de la infancia, etc.) para imaginar cientos de cosas que a mí nunca se me habrían pasado por la cabeza.

Estupendo, pero… ¿qué tiene que ver todo eso con el Cluedo Literario?

La idea del Cluedo Literario viene precisamente de aquí. La evocación (según la RAE: Traer algo a la imaginación por asociación de ideas) es uno de los recursos literarios más interesantes y poderosos. Hemingway era un maestro en evocar: con muy pocas palabras y frases muy simples, podía crear mundos intensos, tremendos, situaciones llenas de emoción… que en cada cerebro de cada persona pueden ser completamente distintas.

Nuestro Cluedo Literario comienza con la lectura de un relato. En él, un “Asesino Literario” describe un crimen que ha cometido hace poco, aunque obviamente no quiere que le descubran. Siente una necesidad tremenda de contar lo que ha hecho, pero dejando de lado aquellos detalles que podrían poner a la policía sobre su pista.

En realidad, si ya conocemos al criminal… ¿qué hay que descubrir? Pues, precisamente, lo que falta: El crimen. Digamos que la Policía Literaria ha descubierto ese relato en el cajón de nuestro singular asesino, y ha puesto sobre la mesa tres posibles homicidios sin resolver que encajarían en él. Sin embargo, solo uno de ellos puede ser el auténtico.

¿Serás capaz de encontrarlo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *