Un relato sobre ajedrez en Maclein y Parker

Cuando a uno le proponen escribir un relato con el tema “Empate 0-0” lo primero que piensa, lógicamente, es en una historia de amor (o desamor), de pareja, de encuentros y desencuentros, peleas y reconciliaciones, de dos personas que aman y sufren, que se cruzan y se alejan hasta alcanzar un cierto equilibrio emocional en sus vidas. Por descontado, lo descarté. Demasiado manido.

Lo segundo en que pensé fue en un deporte. Llamadme raro, lo sé, pero mi intuición me decía que podría salir algo. Se me ocurrió escribir sobre fútbol, pero me pareció que no iba a entenderlo nadie. Luego pensé en rugby, más tarde en balonmano, criquet, croquet, petanca, patinaje artístico. Estuve dándole vueltas hasta que lo vi: ajedrez. A fin de cuentas, es el deporte en el que hay más empates. De hecho, es más fácil empatar en ajedrez que contra un equipo de Javier Clemente, y cuando un jugador se obstina en ganar (o en perder) la partida puede durar más de seis o siete horas.

Entonces se me ocurrió. Karpov-Kasparov, la rivalidad más salvaje de la historia del deporte. Dos leones luchando con garras y dientes sobre un tablero de 64 casillas. El primero, el hombre fío y meticuloso. El segundo, probablemente el mejor ajedrecista del que tenemos constancia. Una pelea de titanes que concluyó de la forma más inesperada.

Fue en Sevilla, en el 87. Tras la penúltima partida, Karpov llevaba ventaja, y Kasparov necesitaba imperiosamente una victoria en el último enfrentamiento, el definitivo, para que su rival no se proclamara Campeón del Mundo. Sin embargo, hizo lo que nadie esperaba: jugó a defenderse, a desesperar al oponente, a dejar pasar el tiempo sin hacer nada.

Lo que ocurrió después es historia, y la historia que se me ocurrió fue ¡Amor!, mi primera colaboración con Maclein y Parker.

Ahora puedes hacer dos cosas: leer el relato, o ver este documental tan interesante, aunque parece más bien del jurásico:

Imagen: soydondenopienso.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *